Viaje a Brasil

La idea

En mis momentos de mayor cansancio o “stress” facultativo o en el que mi vida se vuelve más monótona es cuando más pienso cuál será mi próximo destino. Después que volví de Estados Unidos y Europa hace unos años atrás, prometí que todos los años conocería una ciudad o país nuevo.

Estaba volviendo en colectivo desde la universidad, ya hacía un poco de calor y lo único que podía pensar era en una playa, un nuevo país y una nueva cultura. Volviendo a la realidad me encontraba en uno de los colectivos con peor servicio de la ciudad de Córdoba, lleno de gente que apenas subís y ya te queres bajar y en los que podés viajar casi una hora sin que alguien te ceda el asiento (así te falte un brazo y no te puedas sostener). Estaba dispuesta a cambiar todo eso al menos por unas semanas y el primer lugar que se me vino a la mente fue México. Durante el año que estuve viviendo en Estados Unidos tuve la oportunidad de visitar Cabo San Lucas en bajo México, en un resort 5 estrellas (sí… eran los peores momentos del trabajo jajaj) si bien este viaje que tenía en mente iba a ser de muy bajo presupuesto, no importaba, yo quería conocer el lado este del país del chavo 🙂 y por supuesto visitar a mis amigas de allá.

No podía esperar más a compartir esta idea y buscar adeptos. La primera persona que se me ocurrió que podría llegar a decir que sí y que no daría muchas vueltas era mi amigo Germán. Nunca habíamos viajado juntos hasta entonces, obviamente en viajes grupales y demás pero no de forma independiente. Lo llamé en ese instante y como lo supuse, dijo que sí.  Por supuesto había que analizar un montón de cosas y  tener un plan B, que en nuestro caso decidimos que sería Brasil.

Preparativos

Germán no contaba con pasaporte argentino y con la burocracia de estos tiempos era lo primero que se tenía que hacer para poder seguir con lo demás. Habían pasado 3 meses desde que lo había tramitado y todavía no llegaba, estábamos en los primeros días de enero y no había noticia alguna, no podíamos seguir esperando y en menos de 15 días nos embarcamos hacia lo que sería nuestro plan B, un mes entero en Brasil.

22036_293712359605_80691_n

Conseguimos de casualidad dos mochilas, yo compré una guía de viajes de Brasil de la editorial Lonely Planet en español, intenté conseguirla en inglés porque es mucho más barata pero no tuve suerte, mi hermana que trabaja en turismo se encargó de conseguirme los vuelos saliendo desde Córdoba hacia Sao Paulo. Comenzamos a mover nuestros contactos de couchsurfing, abrir el hermoso mapa y googlear los lugares más recomendados e hicimos una aproximación del presupuesto por día, etc. Además de eso, averiguamos las vacunas que eran necesarias para ingresar a Brasil y todos los requisitos. Por mi parte nunca había estado en Brasil, y era el momento perfecto. Tuvimos en cuenta la época de carnaval y demás fechas importantes que podían hacer cambiar nuestro itinerario. Tampoco cumplíamos todo al pie de la letra, esa nunca fue la idea.

Finalmente llegó el día… mis planes gestados en el A5 (línea de colectivo de Ciudad de Córdoba) estaban en marcha!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Tags:

Categorías

$25 aud de regalo con mi código de descuento!

Obtené $25 aud en tu primera reserva

Encontrá la mejor oferta de vuelos con Skyscanner

Libros con envíos gratuitos a todo el mundo! (Incluído Argentina!)