Navidad al estilo americano

       Mi época favorita en todo el año es navidad y año nuevo; la razón es muy simple… en Argentina hace calor, y es el único momento en el año que nos volvemos a encontrar todos, tanto con familiares como con amigos. Sin embargo, esta vez iba a ser diferente, y cuando decidí que mi viaje iba a ser antes de las fiestas ya tenía en mente cómo lo iba a pasar en Estados Unidos. Estas fechas importantes, al menos para mi, las iba a pasar con una familia que siempre me hizo sentir en casa y si bien como siempre digo, no hay como navidad y año nuevo en tu propio lugar, la idea de venir acá durante esa parte del año no me disgustaba tampoco.
       La mañana del 24 de diciembre nos dirigimos a Yakima, Washington que queda aproximadamente a 2hs en auto desde Seattle, el paisaje a lo largo de todo el viaje es increíble y me hizo recordar porqué me gusta tanto este lugar.
       Festejar la víspera de navidad al estilo americano es siempre muy divertido. No es ni mejor ni peor que en Argentina o algún otro país, simplemente diferente. Cuando llegamos al mediodía fuimos a la casa de Salie y Pat, los padres de Michael, mi host. Salie es increíble, es como una abuela que nunca tuve. Ella siempre fue muy atenta conmigo, al igual que toda la familia durante el año que viví en Seattle y a ellos les tengo que agradecer muchísimo por todo eso, porque yo creo que si uno se siente acompañado e integrado en el círculo familiar en el cual se encuentra, no hay viaje o experiencia que fracase. El 90% de la razón por la cual tuve un excelente año cuando estuve acá tiene que ver con la forma en que ellos me trataban.
       Durante la tarde fuimos a la casa de la “Tia Doris” que me hace acordar siempre a mi Tia Mari jaja. Cuando llegamos me encontré con mucha gente que ya conocía, por lo tanto fue un lindo encuentro. La mesa estaba llena de comida pero acá nadie se sienta alrededor, solamente buscas tu plato te servís lo que queres y vas al living o te ponés a hablar con alguien mientras cenas generalmente estando parado. Incómodo, si.
       En un momento, llega una mujer mayor con su marido, sus hijos y sus nietos. Ella era peruana y alguien le comenta que yo era de Argentina, y la mujer estaba feliz! Era increíble que una simple cosa como esa la haga hecho sentir mejor, asi que se me acerca y se pone a hablar conmigo y me dice que estaba encantada de poder encontrar a alguien más cercano a su cultura y sus raíces en una fecha como es navidad. Sin dudas te hace sentir bien saber que alguien se siente mejor con tu simple presencia jeje.
Con Jen 🙂 y todo nuestro espíritu navideño

La noche siguió y varios iban a misa en distintos horarios. Yakima es una ciudad chica donde muchos de los habitantes son mexicanos, por lo tanto también había diferentes misas en español. Eran las 7pm y me acordé de mi familia y mis amigos; en ese exacto momento todos estaban levantando sus copas. Lo bueno es que por más que me hubiese gustado mucho estar en ese preciso instante en mi casa, me sentía muy bien estar en el lugar donde estaba también. Recordé cuando pasé navidad y año nuevo fuera de casa por primera vez y sin dudas esta vez fue mucho mejor.

       A las 11 de la noche ya me encontraba durmiendo. Al día siguiente me despierto como a las 8:30am… pensé que todos seguían durmiendo porque no escuchaba gente dando vueltas por la casa, por lo tanto me levanté muy tranquila, me tomé el tiempo para vestirme hasta que finalmente subo las escaleras y  se encontraban todos arriba, supongo que esperaban por mi para abrir los regalos jaja. Todos vestían pyjamas, y yo por supuesto me había olvidado que así es en la mañana. Esa fue la primer parte de “abrir regalos” porque yo estaba en la casa de la hermana de Michael durmiendo, pero después teníamos que ir a la casa de Salie para abrir otros.
       Mientras tomábamos café abríamos la primer tanda, y lo primero que me regalaron fue la bota navideña,  que no es tan común para nosotros. Pero acá practicamente todos tienen una y la llenan con cosas como pasta dental, mini linternas, mandarinas, cepillo de dientes, chocolates, chicles etc.
Susan y yo 🙂
       Cerca de las 10am nos fuimos hasta la casa de Pat y Salie para abrir más regalos con ellos y los chicos. Algo que nunca me termina de sorprender es la cantidad de paquetes!!! Qué manera de consumir! jaja. Los chicos reciben tantos juguetes, libros, etc. que no saben con qué quieren jugar primero, y ni intentes captar su atención porque en ese momento su concentración es pura y exclusivamente en seguir abriendo regalos. Yo recibí muchos, desde ropa de vestir, gorros, medias, pulseras, chalinas hasta lo que acostumbran mucho a regalar acá, son adornos que van en el árbol de navidad, deberíamos implementar eso en Argentina, más cuando no sabes qué regalar jaja. Y los regalos que yo traje desde allá fueron botellas de vino, dulce de leche, chocolates, una camiseta de fútbol y para Savannah y Dashiel les traje la colección de dvd’s de García Ferré.
The contest

Después de 2 horas, y no les miento, de abrir regalos, volvimos a la casa de la hermana de Michael para ultimar los detalles de la fiesta que se hacía en su casa a la tarde. Estilan muchísimo a vestirse con ropa que tenga motivos navideños, Jennifer una de las hermanas de mi host me regaló una camiseta para estar a tono con lo que suelen hacer jaja. Después todos nos sacamos una foto por separado, y luego la pegan en la pared para participar del concurso donde gana el que mayor espíritu navideño tenga, jaja. Todos los que van a la fiesta pegan stickers al lado de la foto que más le gusta y al final de la fiesta anuncian al ganador. En cuanto a la comida, nunca se termina de comer… todo el tiempo hay algo en la mesa para picar, y cada cual busca lo que quiere. Por lo tanto cuando llegue a Argentina no me pregunten por qué tengo la cara redonda 😉

       Finalmente el 25 de diciembre terminaba con unas películas y unas cervezas para algunos y mano de póker para otros. En la mañana del 26 nos encontrábamos camino a Leavenworth, Washington listos para pasar los últimos días del año haciendo ski y snowboard.

 

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Tags:

Daiana Fernandez

Daiana Fernandez

Una argentina viajera y nómada de alma desde 1989.
Slow Traveler, me gusta viajar lento y tomarme mi tiempo para conocer una cultura nueva. Acuariana apasionada por la fotografía, la escritura y el storytelling.

Libros con envíos gratuitos a todo el mundo! (Incluído Argentina!)

Categorías

QUIZÁS TE INTERESE LEER...