Al fin Paris!!!

   Al fin tierra firme! Ya en Charles De Gaulle, aeropuerto internacional de Paris, esperaba a que aterrice el vuelo de mi padrino y además profesor de tenis en Argentina, con quién habíamos coordinado para ver Roland Garros 🙂
   Me acuerdo que le propuse a Guille encontrarnos en Francia, sabiendo todos los gastos que eso implicaba, le prometí que encontraría hospedaje gratis durante toda nuestra estadía en la capital francesa.
    Y así fue, a través de couchsurfing me contacté con Camille, una jóven parisina, quien se había comprometido a hospedarnos por unos días.
   Lo primero que hicimos fue comprar una tarjeta telefónica, la llamamos y por supuesto, no se acordó que llegábamos jaj, en fin dijo que no había ningun problema peero recien a las 7pm llegaba a su departamento.
   Bien, eran casi la 1pm y con valijas en mano, ¿qué hacíamos hasta las 7pm?. Nos tomamos el metro (uno de los mejores, sin duda. Costaba 1,50 euro en ese momento y 10 billetes por 11,10 euros) hasta la parada Filles du Calvaires (que significa “hijas del calvario” en español) en el 3e Arrondissement. (distrito o barrio)
   Comenzó a llover, finalmente estábamos en la ciudad, teníamos hambre y muuucho sueño. Entramos en un pequeño restaurant en el cual comimos una pizza por 20 euros, cara, muy cara para empezar jaja, pero no teníamos muchas opciones de precios en esa zona. Después fuimos a tomar un café, para despertarnos un poco. No soy muy amante del coffee, pero el sueño me estaba ganando. Nos quedamos unas cuantas horas ahí, teníamos que hacer tiempo hasta que llegue Camille. Mientras tanto organizamos lo que haríamos al día siguiente, sin duda… íbamos directo a Roland Garros 🙂
   Al fin llegó Camille 🙂 nos mostró su pequeño departamento con ese toque francés, que lo hacía muy peculiar. En ese momento pensaba que si me hubiese ido a un hotel o hostel, me iba a perder de apreciar algo muy particular de París.
   Después de conocernos un poco más entre todos, ella nos invita a cenar French fries (papas a la francesa, o papas fritas para nosotros) al lugar de su novio Matthieu, quien también hospedaba a dos argentinos.
   Llegando a su departamento, teníamos 6 pisos para subir! Fue una tortura, pero todos los edificios antiguos eran así, los arquitectos no pensaron en ascensores en la época en que los construyeron 😉 jaja, de todas maneras estaba bastante excedida de peso, no me venía nada mal.
   La pasamos muy bien, las conversaciones eran una mezcla de español, inglés y francés, siempre había alguien que por momentos quedaba descolgado del tema, hasta que otro traducía.
   Después de un laaargo día, finalmente nos íbamos a dormir… ansiosos por tener polvo de ladrillo en nuestras zapatillas 😉

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Tags:

Categorías

$25 aud de regalo con mi código de descuento!

Obtené $25 aud en tu primera reserva

Encontrá la mejor oferta de vuelos con Skyscanner

Libros con envíos gratuitos a todo el mundo! (Incluído Argentina!)