Jamás pensé o planifiqué en algún momento mudarme a este remoto punto en el Oeste de Australia… y aquí estoy, en pleno desierto, en Broome. Una ciudad, pueblo o como lo quieran llamar de no más de 15.000 habitantes (fijos).

Llegué un lunes desde Sydney, bajo del avión y me pega ese calor insoportable en la cara. Pensaba en mi: “Uy Dios, la que me espera en este lugar”. Mi cuerpo me pedía a gritos que me saque esa campera de jean con la que venía piloteando el aire acondicionado de los aeropuertos y los aviones. Ni la mochila quería acarrear.

Voy hasta la salida y empiezo a tantear gente para poder ir a Cable Beach, vi una van de un resort, me sonaba familiar jaja hasta que me di cuenta que era del lugar donde iba a trabajar. Me acerco al chofer y le digo (situación backpacker 1) que iba a trabajar en el lugar, me pregunta si ya tenía el trabajo o si tenía una entrevista a lo que respondo que ya estaba contratada. Le pregunto si me podría acercar (yo había reservado un hostel justo en frente del resort), con la mejor onda me dice que sí, me sube la mochila y ahí va mi primer ahorro de 15 dólares de taxi jaja.

Llevamos a todos los turistas primero al hotel y se tomó el trabajo de acercarme al hostel luego. Dije: “Arrancamos bien, esto es una buena señal” 🙂

Pasé mi primer día en el hostel. No había sentido ese tipo de calor en meses o poco más de un año! Fue un día de detox social, estuve en la pileta, leí mi libro, me organicé con algunas cosas y ya. Necesitaba ese día para mi sola, sin planes, sin expectativas de nada… en un momento pensé: “Podría ir a ver el atardecer” que es evidentemente una de las cosas por las cuales Broome es conocido. Sus espectaculares sunsets! Pero no… ya iba a tener tiempo de sobra más adelante.

Al día siguiente tenía que acercarme al resort a buscar mi uniforme y firmar unos papeles del contrato. Tuve la suerte de venir a esta otra punta de Australia con trabajo asegurado en uno de los mejores lugares para trabajar en Broome. Lo mejor de todo es que tengo yoga gratis! (Leeesto)

Qué hago en Broome?

No tengo idea jaja. El año pasado, después de haber perdido a mi viejo asumí que este iba a ser uno de mis últimos viajes lejos de casa. Pensé en venirme a Australia sólo por 6 meses pero el tiempo pasó, y con apenas 3 meses en Sydney decidí que iba a terminar mi primer año de visa y extendería a un año más.

Para extender teniendo pasaporte argentino tenemos que hacer trabajo de farm (granja) o en hospitality (trabajos en hoteles, restaurantes, etc etc) y el requisito es hacerlo en ciertos puntos de Australia que estén por encima del Trópico de Capricornio.

Normalmente para esto se consideran ciudades o pueblos en las regiones de Northern Territories o Queensland. Los vuelos desde Sydney salen la mitad de precio de lo que sale venir a este punto. Ni hablar que deber ser un paraíso, pero a mi me gusta ir un poco en contra de la corriente, me gusta ir a lugares un poco menos conocidos, ver eso que nadie te lo está contando todo el tiempo y que termina perdiendo su encanto.

Mi amiga y roommate Agos me dijo: “Andá a Broome!”. Le digo: “No tengo idea donde es, dejame googlearlo”. Casi ni lo pensé, apenas vi algunas imágenes cambié mi plan y desde el vamos puse todas mis energías en esta remota ciudad de Western Australia.

Sabía que por una cuestión de poder ahorrar y tener una carga horaria de al menos 38 horas semanales trabajar en un resort era la mejor opción. Me senté un día a actualizar mi resumen en hospitality, googlee los resorts en Broome y empecé a enviar mi CV por e-mail. A la semana recibo un llamado de la encargada de RRHH. Tuve una entrevista telefónica, luego chequeó referencias y al día siguiente me ofrece el puesto. Nada mal 🙂

Veremos lo que nos esperan estos próximos meses, hasta ahora parece toda una aventura y me está gustando más de lo que creía…

Si tenes ganas de ver por donde ando, y mi día a día a través de mis stories podes seguirme en instagram