Yo también, yo también vi ese lugar en miles de revistas de viajes, en discovery channel y uno que otro canal de lifestyle. Es que Maldivas es, para muchos, una isla que está compuesta por un montón de water villas (alojamiento en el agua) en lugares que por como te muestran, parecen ser para unos pocos.

Para situarnos un poco más en el contexto real, la República de Maldivas, ubicada en el océano índico en Asia, está compuesta por alrededor de 1200 islas, de las cuales sólo casi 200 son habitables muchas de ellas sólo con resorts de lujo, en su mayoría.

En la isla que me encuentro ahora mismo se llama Maafushi, que está a 30-45 minutos en speedboat (bote rápido) de Malé, su capital. Googleando con mi amiga de viajes Flor, vimos que esta era la que se adaptaba un poco más a nuestro presupuesto y a las opciones que buscábamos tener, una de ellas era al menos poder meternos al agua sin tener que estar cubiertas de ropa de pies a cabeza. Sí, porque la religión predominante y por ende oficial es el Islam, el cual dista mucho de tener los mismos códigos a los que estamos normalmente acostumbrados y entre ellos la vestimenta, principalmente de las mujeres quienes llevan el hiyab, un velo que cubre la cabeza y el pecho. Otras también llevan ropas discretas y tienen solo la cabeza cubierta. 

Entre otras de las cosas poco comunes, tomar alcohol está también prohibido a menos que te encuentres vacacionando en un resort o en algún barco privado.

La idea de venir a Maldivas surgió primero en broma después de ser invitadas a una boda en India. Broméabamos diciendo: “Y bueno, ya que estamos vamos a Maldivas, jaja”.  Y porque si hay algo que a un viajero le sobra es curiosidad, terminamos buscando información para ver qué tan “inalcanzable” era este destino dorado.

Para nuestra sorpresa habíamos encontrado varios viajeros, no muchos en comparación con quienes van a Tailandia y otros lugares del sudeste pero los suficientes como para ponerme en contacto directo a través de Facebook y sacarme algunas dudas.

ALOJAMIENTO 

Descubrimos que llevar a cabo nuestra misión era factible jaja, principalmente porque los meses en los cuales pensábamos llegar (entre junio y agosto) eran de temporada baja y se pueden encontrar alojamiento de hasta 50% más barato que en la época pico. Descubrimos además que Maldivas no sólo cuenta con resorts de lujos que sólo un famoso o un magnate del petróleo puede acceder sino que también hay guesthouses o algunos que otros hoteles más modestos, que una persona común y corriente puede pagar. 

Ahora imagínense que para nosotras, mochileras que venimos de dormir en habitaciones con más de un desconocido (por supuesto es siempre el potencial amigo viajero luego) en países donde hemos pagado hasta 40 dólares neocelandeses como muy caro y 20 como muy barato por una cama y sin desayuno ni baño privado (sacando los precios del sudeste, ojo) pagar una habitación privada para dos personas, con baño, desayuno incluído, cama exquisita, aire acondiconado, ventilador, televisor e internet  por 24 dólares neocelandeses en MALDIVAS es algo así como tocar el cielo con las manos, estaba de más decir que no nos lo podíamos perder.

Por supuesto, en comparación con los precios del resto del sudeste donde muchas veces pagas entre 5 y 10 dólares una habitación esto les va a resultar caro, pero para aquellos viajeros que han estado en Singapur o en países como Australia y Nueva Zelanda lo van a encontrar hasta mucho más barato en varias cosas. Ahora quiero volver a remarcar, estoy hablando de la temporada en la que yo vine que es baja. 

Para intentar no errarle a nuestra semana de descanso (sí, créanme que viajar en especial por el Sudeste Asiático no es tomarse todo el tiempo una cervecita en la playa) intentamos pegarle en la tecla con el lugar donde íbamos a dormir. Utilizamos mayormente sitios como Trip Advisor, Agoda y booking.com y chequeamos muy bien las reseñas de los lugares. Cada cual prioriza cosas distintas como por ejemplo la ubicación y el precio. Yo, si bien presto atención al precio, desde que me estoy poniendo un poquito más grande (no vieja) ya priorizo otras cosas como por ejemplo una buena cama y un buen baño privado.. y tal vez por eso soy capaz de estirarme unos dólares más si la diferencia no es tan grande. Así que apenas lea alguien que diga “cama blanda” le hago “window” como Flor de la V. 

bikini beach maafushi maldives

En Maafushi decidimos alojarnos en el hotel Ocean Vista, donde no tengo mas que cumplidos para hacerles. La atención que recibimos por parte del staff en este lugar ha sido 10 puntos! La habitación impecable, la comodidad de las camas excelentes, el desayuno es la gloria (en esto no estábamos seguras al momento de hacer la reserva porque un comentario decía que era demasiado básico) y retruco eso porque todos los días hemos desayunado cosas distintas, crepes, tostadas con manteca y mermelada, café o leche con té preparado por ellos en máquina, huevos revueltos, naranjas, sandía, agua y jugo, y para quienes gusten de cosas picantes en la mañana también había alguna que otra cosa. 

COMER

Los platos van desde comidas típicas en Asia hasta lo más común como pastas, pizzas y sandwiches. Podes comer por entre 5 y 12 dólares americanos con impuestos incluidos. En Maafushi descubrimos un local de comida rápida llamado Hot Bites donde para la pizza y el sandwich no está mal; le pongo 10 puntos en su milkshake de chocolate pero en pastas dejan mucho que desear. 

En general no se destacan por una gastronomía interesante. Los platos tienen poco sabor y eso que soy de cosas básicas, pero para que un Nasi goreng (un plato típico de Indonesia, con arroz, pollo, vegetales y demás) y un spaghetti no tengan una pizca de onda, les falta bastante.

Ahora si vamos por lo dulce, mamma mia. En Maafushi no dejes de pasar por Fine Bake by Suzy, lejos una de las mejores panaderías a las que yo haya ido. No sabría qué recomendar, todo es fresco y muy rico. Pulgar arriba por la torta de banana 🙂

Fine bake by Suzy maafushi maldivas

Y lo caro? En el aeropuerto de Malé pagué la hamburguesa más cara de mi vida, unos 16usd. Y créanme que no tuve opción, no había algo para comer por menos que eso, todavía me duele en el centro de mi bolsillo. Pero sacando esa sola experiencia, y estamos aparte hablando de un aeropuerto, comer en Maldivas no va a afectar tu presupuesto mochilero.

Niñas en Maafushi, Maldivas

EXCURSIONES Y TRASLADOS

Acá viene lo salado salado del viaje jaja! Los traslados en speedboat cuestan entre 20 y 35 usd p/p si el bote viene con varias personas. A nosotras que éramos 2, nos querían cobrar alrededor de 170usd por el speedboat desde Malé a Maafushi en la noche que llegamos al aeropuerto de Maldivas. Por lo que nos convenía dormir una noche en Malé e ir a Maafushi al día siguiente. 

Muchos de los hoteles te ofrecen el arreglo del traslado pero tenes que avisarles con al menos dos días de anticipación por lo general.

Y una opción más económica? Tranquilos, existe!! El ferry público sale todos los días a excepción de los viernes. Por 1 ó 2 dólares americanos podes moverte de isla en isla. Desde Malé a Maafushi hay 90 minutos a través de este medio de transporte.

Las excursiones, normalmente de snorkel, más sand bank, algún avistaje de delfines y tortugas marinas sumado a un almuerzo light cobran en todos los lugares el mismo precio, 35usd. Nosotras investigamos en varios lugares pero terminamos contratando lo que nos ofrecía nuestro hotel. Y vaya que fue un gran día 🙂

Niños en Maafushi Maldivas

Otra de las más típicas es ir a pasar un día entero en algún resort de esos que viste en Discovery para decir, yo estuve ahí! Sinceramente estaba bastante reacia a pagar 85usd por ir (50usd la entrada al resort + almuerzo buffet y 35 por el speedboat) pero después de haber pasado un día increíble como ese no me arrepiento para nada. Eso se merece un post aparte al igual que el día de snorkel 🙂

DINERO

La moneda oficial de Maldivas es la Rufiyah. En Maldivas es muy común ver el menú de un restaurante y que esté expresado en su moneda local y en dólares. En todos los locales aceptan ambas monedas. 

Nosotras en una semana entre alojamiento, comidas y tours habremos gastado aproximadamente entre 500 y 600 dólares neocelandeses sin privarnos prácticamente de nada. Por supuesto que los vuelos van a variar dependiendo desde donde llegan y hacia donde van luego; la temporada alta o baja y el día y horario de la semana, entre otros factores. Considerando que estamos hablando de Maldivas, no está nada mal.

Tips

Mi gran consejo para abaratar costos es que intenten llegar cualquier día de la semana que no sea jueves en la noche o viernes para ahorrarse el traslado en speedboat y tomarse el ferry público. En caso que no les quede opción intenten arreglar el viaje en speedboat con anticipación 0 coordinar con un grupo de personas para dividir los gastos.

Yo llegué durante el mes de Ramadán, que es el 9no mes del calendario musulmán en el que hacen un ayuno desde la mañana temprano hasta la puesta del sol por lo que los horarios de locales y demás se ven sujetos a eso. Ese mes varía todos los años y creo que está bueno chequear siempre a modo informativo.

Maldivas resultó ser el paraíso que esperábamos ver y hasta mucho más que eso, no sólo se trató de playas de arena blanca, sino también de sus habitantes, su religión y cultura que siempre vale la pena conocer.

Enjoy 🙂