Finalmente decidí salirme del Mall para volver a la terminal y afrontar el tumulto de gente, en mi vida vi tantas personas por viajar en bus, si bien ellos también están entrando en vacaciones pero creo que ni retiro se llena tanto como lo que yo viví jaj. En un momento pude al fin encontrar una red inalámbrica, por lo cual mis últimas horas en la terminal pasaron más rápidas, hasta que el ipod se me quedó sin batería me quedé en esa esquinita en la cual pasaba de todo un poco, una de las tantas cosas era la señora de un localcito que se quejaba porque el policía dejaba a la gente cargar sus celulares al lado de la puerta de su negocio y mientras estaban ahí tonteando con sus aparatos les manoteaban las gorras y demás objetos que ella vendía, pobre. En esos ambientes la verdad es que no encontré cosas muy distintas con respecto a Argentina, afuera de la terminal pescabas todos los olores (tentadores algunos) a comida habidos y por haber, la verdad es que no puedo creer que la gente compre esas carnes asadas que hacen ahí en plena vereda, pero bueno si están ahí supongo que venden. De todas maneras va en contra de mis lineamientos básicos de higiene jaja, ni hablar que casi no como carne.

El bus era semicama, me tocó (como era el último asiento disponible) justo al lado del baño, por ende la gente pasaba a cada rato y cada vez que me dormía y se me caía la cabeza hacia un lado, alguien me despertaba con su pasada, así y todo pude dormir un poco.

Llegué a Temuco a las 7am con muucha lluvia, mi amiga Lili y su mamá, una divina! me fueron a buscar. Como era de noche aún no pude ver mucho, pero después durante el día hasta salió el sol, las casitas son como digo: “muy del sur” jej con sus formas raras y todas con sus techos humeantes por la calefacción a leña. Tanto que esta ciudad es una de las más contaminadas de Chile, en ciertos momentos prohíben el uso de la leña después de las 6pm. Perfumarte ahí me parece innecesario, no importa que tan rico huelas al principio, al final del día siempre vas a tener olor a humo.

Temuco Chile 2

La verdad es que pensé que me iba a encontrar con un país muy muy parecido a Argentina, pero creo que me equivoqué, tiene sus similitudes quizás pero son cosas completamente distintas, hasta creo que debería anotarme algunas palabras nuevas para recordar jaja.

Algo que me llamó muchísimo la atención es que fuimos a la esquina de la casa de Lili a tomarnos un “colectivo” (lo que es para nosotros un “taxi) y no le quise decir nada pero venía una señora en el asiento delantero, (porque tenía en mente avisarle que ya estaba ocupado) jaja hasta llegué a pensar que la señora era la mujer del taxista (que se yo por ahí hay veces que las llevan de paseo en el asiento que las personas no suelen ocupar jajaj) pero no, todas mis hipótesis eran erróneas. Acá el colectivo es como una especie de “taxi” que también tiene el número de servicio, te cobran algo así de 400 y algo de pesos chilenos y suben todas las personas que entren. Y al remis es lo que ellos llaman el radio taxi, el cual llamás por teléfono y te lleva de manera privada a donde vos quieras. Interesante.

Temuco Chile

Recorrimos un poco el centro de Temuco, como es sábado no todas las tiendas estaban abiertas pero en general para tener un sentido lo pasamos muy bien, hasta me compré unas botas por $160 ars jaja.

Mañana nos vamos en auto a Pucón y a recorrer la zona de los lagos con algunas amigas de Lili, el viaje recién empieza 🙂