Viajamos desde Pipa hasta Goianhina, no recuerdo si fue porque no había directo a Recife desde ahí o fue especialmente ese día que no conseguimos boletos. En fin, hicimos una parada en Goianhina que está como a 30 minutos de Pipa, comimos algo y nos embarcamos a Recife.

Nos bajamos a la terminal y caminamos algunas calles, nos topamos con una pareja de argentinos que también buscaban un bus urbano para ir a Olinda que solo está a minutos de Recife. Nunca recorrimos la ciudad en sí, en algunas de sus playas está prohibido bañarse ya que hay presencia de tiburones y varios turistas fueron atacados. A simple vista parecía una ciudad linda e interesante y también, según lo que había leído antes de ir, es uno de los lugares más peligrosos de Brasil, gracias a Dios en el poco tiempo que estuvimos ahí nunca presenciamos nada raro.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por las coloridas calles de Olinda

Llegamos a Olinda, una ciudad colonial de aproximadamente 300.000 habitantes muy bien preservada y muy colorida. Tuvimos la suerte de presenciar el pre carnaval esa misma noche. Olinda se destaca por tener un carnaval autóctono, es de gran reconocimiento en el mundo por sus muñecos gigantes y a diferencia de Rio de Janeiro y Salvador las escolas no compiten. Los distintos grupos bailan al compás de la música y ritmos originales de Pernambuco como el Frevo, en el cual utilizan pequeños paraguas coloridos como los que van a ver en algunas fotos.

Habíamos hecho una reserva en un hostel de la cadena Hostelling International que se llamaba Albergue de Olinda, no era tan wow pero suficiente para una noche o dos. Esa noche recorrimos un poco alrededor como para tener un sentido, la verdad es que en ciertos lugares corría un olor nauseabundo, pero por suerte no era en toodos lados.

Olinda carnaval

Noche de Pre Carnaval 🙂

Conociendo a los muñecos gigantes

Conociendo a los muñecos gigantes

A la mañana siguiente recorrimos más a fondo esta linda ciudad, Patrimonio Histórico y Cultural por la UNESCO, y compramos algunos souvenirs como de costumbre. Ya pasando el medio día hicimos el check out y partimos nuevamente hacia Recife con destino a PORTO DE GALINHAS 😉