Okay, si en Sao Paulo estábamos aterrados, llegar al aeropuerto de Fortaleza a las 9 de la noche (porque el vuelo se había demorado) y que te digan que lo mejor es un taxi, con el cual te arrancaban la cabeza de entrada y que no haya nadie en la parada del bus, era para asustarse. En un momento dije, “¿será que voy a volver con vida?” jajaj.

El portugués nuestro era, por supuesto, una mezcla de español pero con la tonada. Nos subimos a un bus de línea, éramos los únicos y el chofer hablaba solamente portugues y muy muy cerrado; no es el mismo que estábamos acostumbrados a escuchar y que nosotros podemos entender. Entonces ¿cómo hacerle entender que queríamos ir al centro? Por suerte subió otra persona, que tampoco nos entendía pero más o menos entre señas y alguna que otra palabra logró decirnos que el mejor lugar para quedarnos era cerca de la playa y no el centro, porque era muy peligroso. Muy amablemente se bajó con nosotros en una parada y nos hizo tomar otro colectivo más pequeño para llegar a la playa. Él mismo le explicó al conductor dónde nos tenía que bajar. Nosotros incomunicados jaja. Nos baja en la zona de la playa, era época de pre carnaval así que estaban todos borrachos, enfiestados, las calles cortadas y llenas de gente. Germán y yo con nuestras mochilas a casi medianoche y sin lugar donde dormir.

Seguíamos caminando, sinceramente no sabíamos hacia donde y nadie nos entendía lo que queríamos decir y mucho menos que buscábamos un hostel; hassta que finalmente logré encontrar una chica de ahí que hablaba inglés! Bendito seas!! Nos llevó a una zona donde había un par de hostels uno al lado del otro, averiguamos algunos, regateamos (Siempre hay que regatear en Brasil) y finalmente conseguimos donde quedarnos. Dejamos nuestras cosas, hacía mucho calor así que preparamos unos mates fríos y fuimos a echar un vistazo. Para nuestra mala suerte llegamos casi al finalizar la fiesta, pero al menos nos sentíamos un poco mejor acerca del lugar en el cual nos encontrábamos.

Al fin

Al día siguiente nuestro primer día de playa oficial!!! Como díría Ger… ese día estábamos más felices que Tarzán en bondi. Durante la mañana visitamos Praia Iracema y en la tarde Praia do Ideal, que está muy cerquita. El clima estaba excelente y aprovechamos para conocer un poco alrededor, relajarnos y demás. Praia Iracema es mucho más tranquila y limpia. Praia do Ideal, es un poco más concurrida ya que tiene lugares para comer, pequeñas tiendas donde comprar souvenirs y demás.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por lo general desayunábamos en el hostel ya que era bastante completo y al momento del almuerzo lo más barato y rico era un subway o sencillamente pasábamos por el super a comprar algunas cosas y cocinábamos. También teníamos bolsas de fideos en nuestras mochilas jaja, creo que a lo largo de todo el viaje todavía seguíamos acarreando las latas de atún y terminaron volviendo a Argentina.

En la noche decidimos dar una vuelta por el Centro Cultural donde se concentra mucha gente en los distintos bares a tomar algo, hay bandas en vivo en algunos y la atmósfera es muy buena. Terminamos recorriendo algunos bares/boliches. Nos llamaba muchísimo la atención la cantidad de mujeres que ingresaban al lugar solas, y estaban solitariamente paradas en algún punto del boliche como “esperando algo”. Hasta que empezó a ingresar más gente y nos dimos cuenta que esas chicas básicamente eran prostitutas. Alguno me habrá visto la cara porque se me acercó a hablar y salí espantada jaja. Alguien del lugar nos contaba que iban muchos hombres de negocios, por supuesto de mucha plata y la mayoría de ellos extranjeros, es por eso que estos boliches se convertían en el “punto de encuentro”.

A segunda feira mais louca do mundo

El primer lunes de la semana se lleva a cabo una fiesta reconocida a nivel mundial y se llama “A segunda feira mais louca do mundo” (el lunes más loco del mundo) en Pirata Bar. Hay shows en vivos, bailes, se toma muchísimo y todo está ambientado al estilo pirata, el lugar, las personas que atienden en la barra y demás. Esa noche lo pasamos muy bien, estábamos contagiados por la buena onda de la gente y el espíritu brasilero!!! Y por supuesto nos dio un sentido sobre la música de brasil y cómo la siente la gente. Fue quizá la primera vez que escuchamos la palabra “Forró”. Y Ger estaba chocho porque unas chicas le dijeron que se parecía a un futbolista brasilero, hasta lo terminamos googleando al día siguiente jaja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De playa en playa

En los siguientes días nos la pasamos en la playa. Fuimos al complejo Crocobeach que se encontraba en Praia do Futuro; a la vuelta del hostel nos tomamos un bus que nos llevaba hasta allá y antes de llegar pasamos por lugares donde se podía ver muchísima pobreza. Cuando llegamos al lugar había mucho movimiento de gente. La playa estaba llena y el complejo por supuesto debido a todo lo que ofrecía (juegos acuáticos, buena comida y música) estaba colmado por grupos familiares.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA  OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si bien Praia do Futuro es la más “famosa” de Fortaleza y la más concurrida, mi preferida terminó siendo Praia Iracema. Nuestro hostel quedaba a pasos pero al frente estaba lleno de edificios y hoteles por lo cual la zona era un poco más segura y tranquila. Estábamos muy relajados en Fortaleza, tanto que nos costaba seguir viaje. Después de cuatro días finalmente decidimos que ya era hora de cambiar de destino así que fuimos hasta una empresa de autobuses y compramos nuestro ticket hacia Natal por R$89. Pasamos el día nuevamente en Praia do Meireles, compramos algunos recuerdos del lugar y en la noche nos despedimos de la ciudad.