Match con una familia americana

          Me acuerdo cuando me llegó un mail de la primera familia interesada en mi aplicación, eran de California. Todo parecía perfecto y ya casi cerrábamos el match. Finalmente no se dio y me acuerdo que me sentí un poco bajoneada porque pensaba: “qué pasa si no hay otras familias que se interesen en mi” o ” qué hago si la que viene no es lo que yo quiero” etc. Pero no pasó tiempo y comencé a recibir muchos mensajes de otras familias. Me lo pasaba respondiendo e-mails y en llamados, todos en ingles, la verdad es que me hubiese filmado jaja.

         Cuando me di cuenta que tenía 14 familias y que se me estaba complicando elegir empecé a hacer descartes teniendo en cuenta la cantidad de chicos, las edades, las actividades que les gustaba realizar y la ciudad. Estaba casi decidida y me llega un e-mail de una familia en Seattle. Cuando vi “Seattle” me acordé de haber escuchado ese nombre en una película, no sé cual era pero si me acuerdo que me había llamado la atención. Me contactaron luego por teléfono, me contaron qué cosas hacían como familia, muy sociables por lo cual ya casi tenían mi si, los chicos eran bebés todavía pero al menos sólo dos.

          Mi decisión fue finalmente entre ellos y otra familia de New Jersey, con quien nuestras entrevistas por teléfono eran de horas, ella era una fanática del tenis así que había veces que hablábamos más de eso que sobre mi tarea como babysitter. El único tema era que tenía 4 hijos y creo que era demasiado para lo que yo buscaba. Después de todo me decidí por la familia de Seattle pero como quedé con tan buena relación con la familia que no había elegido, cuando tuve la oportunidad de visitar Nueva York por segunda vez para ver el US Open de tenis, nos encontramos ahí y me hospedaron una de las noches en su casa de New Jersey. Si bien lo pasé muy bien, volví contenta y tranquila de haber elegido mi familia en Seattle.

Ser una Au Pair

         No es tarea fácil, y los norteamericanos son muy específicos cuando se trata de sus hijos. Tienen su semana llena de actividades que van desde clases de música, piano, natación, tenis hasta idiomas, sin importar la edad. Además que al cumplir un año algunos suelen ir al menos una o dos veces por semana al jardín. Así como sus hijos tienen una semana muy ajetreada, los padres también, y es probable que vos pases más tiempo con sus hijos que ellos.

          Yo cuidaba una nena de casi dos años y un bebé de 9 meses. La nena durante un mes entero me cerraba la puerta en la cara cada vez que la iba a buscar para bajar a desayunar. Me veía y gritaba “I don’t want Daiana”, pero por suerte Dashiel era un divino y se tiraba a mis brazos cada vez que me veía, lo que hizo que me tome todo con calma. A veces me preguntaba si estaba haciendo mal mi trabajo pero no dejaba que la situación me sobrepase y así fue que con un poco de paciencia se terminó por fin el episodio “de la puerta”.

    No trabajaba muchas horas, pero ellos por lo general requerían de mi disponibilidad en las noches o los fines de semana. Siempre una vez al mes tenía el fin de semana entero. En teoría me daban mi horario de manera semanal, pero eso no duró mucho y me la pasaba preguntando qué horarios tenía que hacer al día siguiente. Fue probablemente el único “problema” que se puede decir que tuve con ellos, porque cada vez que quería organizar algo con mis amigas tenía que esperar hasta último momento en saber si podía o no, pero ellos también eran muy flexibles conmigo; si yo tenía algo muy importante que hacer les avisaba con casi una semana de anticipación y nos organizábamos.

aupair

          Por lo general, ellos tienen sus razones para tener una Au Pair, una persona completamente desconocida a la cual le confían sus hijos la mayor parte del tiempo. En mi caso, todo tenía que ver con mi cultura y mi idioma español. Mi tarea consistía en transmitirle cosas sobre mi país y por supuesto enseñarles español. Al principio me costaba un poco el hecho de “enseñarles mi idioma” no entendía cómo realmente podían captar alguna orden si realmente no hablaban mi idioma, pero los chicos son realmente esponjas y todo lo que les enseñes aprenden sin problemas. Primero empecé a hablarles en español y al momento les traducía al inglés como para que vayan teniendo un sentido, hasta que después directamente les hablaba en español y me entendían perfectamente, aunque como sabían que yo entendía el inglés ellos respondían en su idioma.  A mis nenes (sí, pasan a ser tus nenes) los escuchabas todo el tiempo cantar la canción de la “Vaca lechera” y decir “I want Sandía, Daiana, por favor”.

Momento de “extrañitis aguda”

           Extrañé y lloré, especialmente en esos momentos en los cuales te enfermas y te la pasas días en cama. Mi host family se preocupaba por mi, me chequeaban a cada rato pero por supuesto que no era lo mismo. Ahí es cuando valoras desde el tiempo que tu mamá pasaba con vos hasta la sopa que te hacía. Pero logré canalizar esos sentimientos de otra manera, diciéndome a mi misma que “estaba aprendiendo” y que cada llanto era de crecimiento. Tampoco andaba llorando por la vida jaja, eran momentos muy específicos que se daban rara vez, pero se daban.

Lo que aprendí

          Esta experiencia fue, para mi, una de esas que te cambian la vida en muchos aspectos, especialmente porque me fui apenas terminé el secundario, algo así como recién salidita del horno. Por supuesto que tuve mis miedos y dudas con respecto a este viaje pero en mi interior estaba segura que quería hacerlo, no estaba dispuesta a quedarme con el “que hubiese pasado si…”

         ¿Por qué digo que me cambió la vida? Porque aprendí mucho de lo bueno y de lo malo que me pasaba, crecí muchísimo y mejoré como persona, me hice más independiente (antes lloraba hasta cuando me iba a dormir a la casa de una amiga), viajé por distintos lugares impensados y conocí mucha gente. Cada cosa que me tocó vivir hizo que me descubra a mi misma, las cosas que me gustan, las que no, la clase de gente de la cual me gusta estar rodeada y la clase de personas que no. Hasta dejás de prestarle atención a situaciones que te das cuenta que nunca tuvieron sentido y tus energías están finalmente puestas en el lugar indicado. Algo que casi me olvidaba y es muy muy importante… te sorprendés a vos misma de las cosas que sos capaz de hacer.

          Suelo responder muchos mails de chicas preguntándome sobre cómo fue ser una Au Pair. Cuando leo sus dudas, me siento identificada porque yo tuve muchas de ellas y también acudí a conocidas de mi ciudad que estaban allá. A algunas de las chicas con quienes hablé les fue bien y a otras no tanto pero así y todo me animaron a irme. Siempre me preguntaba.. “si a ellas no les va tan bien,  ¿Por qué buscan que yo vaya?” Y la verdad a eso es que todas las experiencias son personales y por ende distintas. Si bien hay situaciones por las cuales suele pasar toda babysitter, también está en juego tu personalidad y tu forma de resolver las cosas. Mi gran consejo es tomar esta chance, porque no todos tienen las mismas oportunidades, absorber lo más que puedan, abrir la mente y vivir experiencias.

Después de 5 años…

          Ya pasaron muchos años, unos 6 más o menos y esta experiencia me sigue dando sus frutos.  El año pasado volví de visitas por dos meses, fue mucha emoción volverlos a ver y tan grandes! Siempre desde que dejé Seattle estuve en comunicación con ellos por teléfono y por skype, algo que sabía que me podía llegar a romper el corazón era que no se acuerden más de mi, por eso siempre me mantuve lo más que pude en contacto con ellos. De cierta manera te hace sentir muy bien saber que fuiste partícipe de momentos importantes en su crecimiento y que por sobre todo creaste un lazo irrompible con ellos. Hay veces que vas a querer “tirarlos por la ventana” pero te das cuenta que no importa que hagan estos pequeños saltamontes siempre te van a robar el corazón.

aupair5yearslater

Me acompaña en mi viajes…

laTienditaViajera_02

ph nuevo jan2016
ENCONTRAME EN COUCHSURFING
Libros con envío gratuito en todo el mundo
TheBookDepositor0y_
         Turismo Responsable
faada-bloggers_02
Subscríbete a mi blog

Me cuida en todos mis viajes
seguros de viaje logo 02
Redes Sociales